El rol de la mujer en la industria constructiva

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ONU Mujeres y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la última década se incorporaron al mercado laboral en América Latina y el Caribe 22,8 millones de mujeres.

Sin embargo, las labores relacionadas con el sector construcción siguen registrando más trabajadores hombres que mujeres. Es importante cambiar esta tendencia pues los trabajos tradicionalmente considerados como “femeninos” son los peor pagos, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

DATOS ALENTADORES

La presencia femenina ha aumentado en el sector en los últimos años, en todo el mundo. Un estudio realizado en el 2014 por el Architects’ Council of Europe en 30 naciones europeas, calculó que un 39% de los arquitectos practicantes son mujeres.

En Estados Unidos, al año 2016, aunque casi la mitad de los graduados de las escuelas de arquitectura eran mujeres, solo representaban el 18% de los arquitectos registrados como practicantes. En España, según la Fundación Laboral de la Construcción, la presencia de mujeres en la industria crece 10% por año.

MUJERES LÍDERES

Cámaras de Construcción y facultades de ingenierías son testigos del crecimiento de las mujeres líderes en campos tradicionalmente vinculados a hombres. Pero no es suficiente, en América Latina y España el promedio general de mujeres integrando juntas directivas es de apenas un 13%.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que hay un fuerte vínculo entre la presencia femenina en la dirección y un mejor rendimiento económico; una junta directiva “incluyente y con equilibrio entre los géneros” garantiza la recepción de ideas diversas y toma de decisiones más acertadas. La presencia de mujeres ha demostrado mejorar la gobernanza corporativa y fortalecer su cultura e imagen pública de diversidad.

Pero estas ventajas aún no se aprovechan, un estudio de la OIT también indica que el 57% de las empresas entrevistadas en la región latinoamericana tienen menos del 30% de presencia de mujeres en cargos directivos, en comparación con el 74% de empresas en el mundo que sobrepasan este porcentaje.

El estudio “Empoderamiento económico de las mujeres: Bueno para las mujeres, bueno para los negocios y bueno para el desarrollo”, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), indicó que el 4,2% de las 1.259 empresas cotizadas en América Latina y el Caribe tienen una mujer como CEO, mientras que en 2015, el porcentaje rondaba el 2%.

INCLUSIÓN DE LA MUJER EN LA CONSTRUCCIÓN

Foros mundiales apoyados por “Women in Construction (WINC)” tienen como objetivo promover la inclusión de la mujer en roles de liderazgo y aumentar la mano de obra femenina en los proyectos de construcción.

Objetivos: establecer comités formales para fomentar la participación de la mujer, educar sobre los temas de inclusión, igualdad y diversidad en los proyectos, y presentar oportunidades de trabajo disponibles para las mujeres en el rubro de la construcción.

“Asumiría que los negocios en esas áreas no serían tan arriesgados (si hubiera más mujeres), serían más seguros y estarían probablemente mejor cubiertos. Y, posiblemente, en el caso de financiar proyectos de infraestructuras, tendrían en cuenta el impacto en las vidas de las mujeres“, afirmó la ex presidenta del FMI, Christine Lagarde.

Los tiempos están cambiando y en los últimos años las mujeres dieron un paso al frente logrando que sus trabajos sean cada vez más visibles y reconocidos. El proceso es lento y requiere de la colaboración de toda la sociedad. Desde Knauf seguimos apoyando a las mujeres de la construcción para lograr una real igualdad de oportunidades y luchar junto a ellas en la obtención de todos los derechos que aún faltan conquistar.